Ha olvidado su clave?
¿Que es CETT Alumni?
05.04.2017

TetraPak como alternativa a la conservación de productos y vinos especiales

Uno de los grandes quebraderos de cabeza de los elaboradores de productos alimentarios es encontrar el envase perfecto. Un envase que sea respetuoso con el medio ambiente, que la pisada de CO2 en su proceso de fabricación sea la menor posible, que sea totalmente reciclable, etc. Entre muchas otras variables, encontramos la más importante, que sea capaz de conservar el producto el máximo de tiempo posible con la óptima calidad y que sea capaz de satisfacer las necesidades del consumidor.

Desde hace décadas, el cristal ha sido elegido el gran referente como envase para líquidos. Se trata de un material inerte, higiénico, no interfiere en el gusto ni en el olor del contenido, no permite el traspaso de oxígeno o gas carbónico, y es reciclable al 100%. Por otro lado, es un material de elevada resistencia y pueden realizarse infinitos diseños siempre que cumpla con la normativa vigente. Durante los últimos años no es extraño encontrar envases de plástico, ya sean PET (polietirero tereflalato) o PVC (policlorudo de vinilo), entre otros. Estos materiales plásticos tienen propiedades similares al cristal, con la ventaja de su ligereza y la desventaja de no soportar presiones muy elevadas.

Así pues, el cristal es el material más utilizado para el envase de los productos descritos y estudiados en el módulo 6 del Curso de Sommelier semipresencial del CETT: productos y vinos especiales. En este módulo se profundiza en las propiedades que caracterizan productos tan diferentes como: vinos espumosos, vermuts, vinos fortificados, o como el vinagre, que no es más que el producto obtenido al final de la vida de un vino. Además, también se estudian con gran detenimiento las características y propiedades de productos, no menos importantes, de aceites, cervezas, tés, cafés e infusiones. Todos estos productos tienen en común al menos dos propiedades: son sensibles a la luz y son altamente oxidables. Por otro lado, tienen innumerables propiedades particulares que los convierten en especiales, como su identidad aromática, su composición volátil y evaporable, o su color característico.

Lo más innovador es ver las grandes ventajas que están presentando envases como el Tetra Pak, sobretodo en el caso del aceite. El aceite es un zumo de oliva, sin aditivos, una grasa comestible al 100% totalmente oxidable. Otros envases como el cristal o PET, no pueden conservar las propiedades del aceite al 100% más de 6 meses o 3 meses, respectivamente. Así pues, es importante saber que el Tetra Pak es el futuro, en el caso del aceite, ya que en los últimos estudios aseguran que ¡podrán mantener sus propiedades al 100% hasta tres años! Es seguro que nunca se podrá llegar a la gran infinidad de diseños que el cristal ofrece, ni con tanta atracción visual, y sin aportar tanto valor añadido por su “elegancia de diseño”, pero en otros productos, como la leche o las salsas, está más que aceptado.

Para poder escoger la mejor opción, en lo que se refiere al envasado / packaging y tener en cuenta un estudio de marketing concreto, debemos ser grandes conocedores de las principales características del producto a envasar, de cuáles son las propiedades del producto, de su destinación final, de las necesidades del cliente, del compromiso medioambiental, del budget. Se deben valorar todas las variables de envasado presentadas en el mercado. Como puedes comprobar, no es una decisión que pueda tomarse a la ligera…

Si quieres aprender sobre estos temas, apúntate al Curso semipresencial de Sommelier Si lo haces antes del 20 de abril tendrás un 20% de descuento sobre el precio de la matrícula, introduciendo el código “FUTUR2017” en la web http://www.cett.es/elearning.




Deja tu opinión

Publica un comentario: