Cristina Fernández, Alumni del mes de junio

01.06.2021
 
Cristina Fernández, Alumni del mes de junio

• Nos gustaría que nos explicaras cómo y porqué decidiste realizar esta formación

Desde siempre me ha gustado el mundo de la gastronomía y el servicio a las personas. Recuerdo que de pequeña siempre ayudaba en la cocina de casa con elaboraciones y con mi abuela aprendiendo de una gran maestra compartiendo sus mejores secretos culinarios. Al cabo del tiempo, me tocó escoger qué quería estudiar.

Mientras mis amigas cursaban bachillerato, yo lo tenía muy claro: quería estudiar cocina. Gracias a la ayuda de mis padres y su proyección en mi vida laboral, les hice caso. No por ser peor estudiante o menos que los demás; simplemente sabía que me gustaba hacer en esta vida y eso es lo que escogí.

Cursé primero de hostelería en el colegio Pineda (L'Hospitalet). Pasado el primer año, cerraron la parte de ciclos formativos y decidí ir a la mejor escuela de hostelería, la que más gente me recomendó. Después de una visita en el Saló de l’Ensenyament para informarme mejor, fue clara la decisión ... ¡Iría al CETT sin duda!

Entré en el segundo curso de Hostelería y Restauración y me fascinó. Tanto las instalaciones (nada que ver con las actuales pues ya hace tiempo, y ya eran increíbles), el profesorado, el alumnado y la calidad del aprendizaje, ¡una maravilla! Pero no me quedé aquí: quise completar mi formación con el curso de Sommelier.

Esta es otra gran pasión que siempre he tenido, el mundo de las bebidas alcohólicas. Tuve a mi alcance un profesorado de calidad, una gran oportunidad de probar grandes vinos y el poder adquirir los conocimientos que, poco a poco, y con interés propio he llegado a ser la profesional que soy hoy en día. Está claro, que con una buena base de formación y una buena actitud personal hacen que puedas ser el profesional que siempre has deseado.

• ¿Cómo ha sido tu "Experiencia CETT"?

Mi experiencia CETT ha sido única. Una formación, como decía antes, de lujo con todas las facilidades y contactos que me han servido para crecer personal y profesionalmente. Fueron unos años inolvidables de mi vida que volvería a vivir ¡sin duda! Aprender cada día, poner ilusión y pasión por lo que estudiaba, disponer de excelente profesorado, compartir amistades que, hasta el día de hoy, algunos de ellos son grandes amigos y socios de proyectos laborales. Unos años marcados de mucho esfuerzo, alegrías, conocimiento y crecimiento personal. Sinceramente, puedo decir en voz bien alta que ha sido la mejor decisión de mi vida de la que aún estoy muy agradecida. Os debo mucho como escuela.

• Nos podrías explicar cómo ha evolucionado tu carrera profesional?

Pues la verdad es que he dado muchas vueltas. Salí siendo una técnica profesional de cocina y servicio de sala y sumiller. El E3, ahora Career Services, siempre me ha ayudado a encontrar trabajo y en facilitarme contactos laborales. Gracias al equipo del E3 trabajé en la Vinoteca Torres (antes del Grupo Sagardi) entre otros trabajos que, al tener la garantía de mis estudios en el CETT, fue muy fácil ser seleccionada en el proceso de selección de personal.

Una oferta laboral de la que siempre les estaré agradecida, fue la de poder ser chef de un barco de lujo en el que estuve seis años embarcada como cocinera privada viajando por el mundo. Fue una gran experiencia en la que crecí mucho como persona y profesionalmente. El equipo del CETT me apoyó en todo momento y fue un gran trabajo. Actualmente, visito la escuela para saludar a antiguos profesores, ver las instalaciones como cambian con el tiempo y por revivir aquellos recuerdos del aula bar, aula restaurante, por la búsqueda de nuevas ofertas de trabajo y para ofrecer todo lo que necesiten de mí.

• ¿Qué consejos darías a los estudiantes, que como tú, en su momento, acaban de salir del CETT?

Mi consejo es aprovechar el momento, no dejar pasar esta gran oportunidad de aprender del mejor sitio y de los mejores. Son unos años muy importantes que no se volverán a vivir. No tener miedo por si no se dará la talla ante un trabajo. Simplemente hacer frente. Todos somos capaces si confiamos en nosotros mismos.

Luchar siempre por lo que se quiere y lo que realmente apasiona. Aprovechar las oportunidades que pasan por delante; porque de bien seguro será un momento único. Trabajar duro. No quedarse sólo con lo aprendido.

Tener un espíritu vivo de iniciativa, de interés, curiosidad de investigar y querer saber cada día más. Es muy importante la formación que se adquiere, pero se trata de seguir formándose y hacerse una buena vida laboral. Nunca se deja de aprender. Visualizar los sueños y luchar por conseguirlos. Pensar que ... ¡cada día está más cerca de hacerlos realidad!

Categorías

#alumnidelmes