Fotografía de: La formación en gastronomía se adapta al contexto de la COVID-19 | CETT
Universidad de Barcelona
Sala de prensa
Sala de prensa > Noticias >

La formación en gastronomía se adapta al contexto de la COVID-19 19.11.2020

La formación en gastronomía se adapta al contexto de la COVID-19

La continuidad de la formación en los tiempos de la COVID-19 ha sido todo un reto que, en el caso de la formación en un ámbito como la gastronomía, que comporta la presencialidad en su ADN, se ha acentuado.

La formación en gastronomía, así como todo el CETT, se ha adaptado para seguir impartiendo las clases tanto teóricas como prácticas. Para hacerlo posible, el CETT no sólo ha implementado los protocolos oficiales, sino que “se han desarrollado protocolos propios, se ha creado un Consejo de Salud y se ha implementado un Punto de Información para alumnos, docentes y personal de Administración y servicios”, indica Nan Ferreres, directora de la Escuela Técnica Profesional y Estudios Universitarios de Gastronomía del CETT, que lo ha explicado en un artículo en La Vanguardia.

“Los estudiantes salen del CETT-UB preparados y formados para incorporarse al mercado laboral y con las aptitudes para liderar el futuro del sector”

Ferreres destaca que “al inicio de este curso y después del confinamiento vivido durante el último trimestre del pasado curso, hemos percibido una actitud más predispuesta al cambio, a la adaptabilidad inmediata y a la flexibilidad, provocada por una empatía hacia la necesidad de colaborar todos en la mejora de la pandemia”. “Los estudiantes salen del CETT-UB no sólo preparados y formados para incorporarse al mercado laboral, sino con las aptitudes para liderar el futuro del sector”, añade.

La adaptación es, pues, una necesidad en el contexto actual, y, por ello, desde el CETT “integramos las tecnologías educativas y las herramientas virtuales teniendo en cuenta que nuestros estudiantes son nativos digitales y que el mundo personal y profesional es una combinación de presencialidad y virtualidad, con el móvil como dispositivo más utilizado”, explica la directora de la Escuela Técnica Profesional.

“En el CETT somos un centro que conecta a personas y que vincula el ámbito académico con el tejido empresarial e institucional”

Desde hace 50 años, el CETT ofrece a los alumnos un modelo de creación y transmisión del conocimiento basado en el rigor, la innovación y la experiencia y, por tanto, las prácticas, tanto en el centro como en las empresas, son otro elemento clave en la formación en gastronomía. Ferreres incide en que “las prácticas en empresas empezaron a reactivarse, a pesar de la situación de cierre que vive el sector”. Indica, además, que “en el CETT somos un centro que conecta a personas y que vincula el ámbito académico con el tejido empresarial e institucional, una relación que garantiza la ocupabilidad y el desarrollo de la carrera profesional de los titulados, y, por este motivo, las mantendremos siempre que sea posible”.

El alumnado se ha tenido que adaptar a los cambios que se han producido y “saben que en el CETT trabajamos para garantizar una formación de calidad, sea cual sea el contexto”. En la formación en gastronomía, dice Nan Ferreres, “intentamos trasmitirles una visión optimista, son nuestro futuro y tendremos una época complicada en el ámbito mundial y ellos son conscientes de ello, pero también les hacemos ver que es un momento en el que los cambios, los nuevos retos y la situación en sí permite visionar un futuro para ellos muy distinto, que su aportación al sector debe ser máxima y que se espera mucho de ellos. Les formamos para un futuro con nuevos retos que sabemos que podrán afrontar”.

Ferreres destaca que “hay mucho aprendizaje implícito en todo lo que estamos pasando. Resiliencia, adaptabilidad, capacidad para innovar y reinventarse, una tendencia a la que nuestro modelo pedagógico da respuesta”. Señala, además, que “el optimismo tiene que basarse en el hecho de que el futuro del sector podrá ser diferente, se reinventará, pero estará ahí”.

Categorías

Escuela Técnica Profesional ciclos formativos formación COVID-19 Nan Ferreres